Pico Villuercas, a la altura de La Vuelta

Decimocuarta etapa de La Vuelta 2021

Miles de aficionados al ciclismo convirtieron en una gran fiesta el ‘bautismo’ de este puerto en La Vuelta Ciclista a España.

El 28 de agosto de 2021 ya es un día histórico para el Geoparque Villuercas Ibores Jara, sus municipios y su lugar más emblemático, el pico de La Villuerca. La decimocuarta etapa de La Vuelta Ciclista a España acabó en su punto más alto, a 1.600 metros de altitud.

No será una etapa para recordar en cuanto a lo deportivo, pero sí por el extraordinario ambiente que se vivió. Miles de aficionados al ciclismo ‘peregrinaron’ a este lugar desde todas las partes de Extremadura. También hubo muchos ciclistas de otras Comunidades Autónomas y países como Francia, Méjico y Colombia.

Muchos aficionados llegaron al Pico VIlluercas el día anterior a la prueba para coger sitio

Ya desde el viernes por la tarde, cientos de autocaravanas y furgonetas campers ocupaban los arcenes de la subida a La Villuerca desde el pozo de las Nieves hacia arriba. Ya el sábado, nada más salir el sol comenzaban a verse a los primeros ciclistas que querían comprobar qué les esperaban a los corredores de la Vuelta horas después. Llegó a concentrarse tanta bici, que había que tener mucho cuidado a la hora de transitar por la calzada.

Aficionados esperando a los ciclistas

Poco a poco, la intersección entre la carretera al pico con la carretera de Navezuelas se convertía en el lugar clave. Era el final de la subida al Collado de Ballesteros. Los ciclistas tenían que subir una ‘pared’ de algo menos de 3 km con una pendiente media del 15% y máxima del 20%. La gente sabía que allí, vería sufrir a Roglic y compañía.

Muchos aficionados intentaban completar con sus bicis esa subida, animados por una entusiasta afición que esperaba ya ansiosa a los profesionales. El buen ambiente de hermandad que suele ocurrir en los grandes eventos era ya palpable.

Y el éxtasis llegó cuando un grupo de escapados inició la subida al Collado de Ballesteros. Cuando pasó el pelotón, indescriptible.

Este Collado de Ballesteros será recordado también como el que hizo retirarse a Richard Carapaz. El campeón olímpico de Tokio y tercero en el Tour coronó el puerto y poco después se bajaba de la bicicleta.

Carapaz subiendo el collado de Ballesteros, poco antes de abandonar la carrera

Lo bueno también del recorrido fue que se pudo ver pasar a los ciclistas una segunda vez al retornar al pico de La Villuerca tras pasar por Alía, La Calera y Guadalupe. La etapa, que ganó el francés Romain Bardet, fue algo decepcionante a nivel deportivo. El trazado invitaba a los líderes de la carrera a lanzar ataques para sacar tiempo a sus rivales. Pero no. Fueron muy conservadores.

Esperemos que no sea la última vez que La Villuerca sea final de etapa de La Vuelta. Un acontecimiento que ha ‘bautizado’ a este puerto como referencia del ciclismo en Extremadura.

Camino a Guadalupe por los Montes de Toledo

Volvemos a las rutas senderistas. En esta ocasión he elegido una muy especial para mí, la que enlaza Alía, mi pueblo, con Guadalupe. Es la última etapa del Camino a Guadalupe de Los Montes de Toledo; histórica ruta que enlazaba Toledo con Guadalupe. Y es que la localidad cacereña fue en tiempos el principal destino de peregrinación de la Península Ibérica.

El sendero es el GR 212. Se trata de 12 kilómetros con una dificultad baja.

Hice la ruta a finales de noviembre, acompañado de mi padre. Fue muy especial por la compañía y porque hacía unos 25 años que no caminaba a Guadalupe desde mi pueblo. Lo solía hacer cada 8 de septiembre, día de Extremadura.

Año jubilar Guadalupense

Además, este año estaba más que justificado hacer esta ruta porque es año jubilar. El año santo se celebra cada vez que el 6 de septiembre, día de la Virgen morenita, cae en domingo. Algo que ocurre 14 veces cada siglo.

Comenzamos el camino a las 7 de la mañana. Nos acompañó una luna casi llena. No era del todo brillante para iluminarnos el camino, por lo que necesitamos linternas durante la primera hora de la ruta.

Tramo de carretera que cogimos en nuestro camino desde Alía a Guadalupe. La Villuerca al fondo.

Esa primera hora la hicimos rodeados de olivos. Llegamos hasta la zona llamada de La Posa, donde peregrinamos unos kilómetros por carretera. Luego ya, durante el último tramo de unos 4 kilómetros, seguimos por otro camino que nos llevó a nuestro destino.

Esta ruta se puede hacer íntegra por senderos. El nivel sube y también el tiempo que se tarda en hacer el camino. Nosotros lo hicimos en 2 horas y 45 minutos.

Una vez en Guadalupe, visita obligada al Monasterio. Luego, un buen café con churros con los que recobramos fuerzas.

12 caminos a Guadalupe

El camino de los Montes de Toledo es uno de los 12 senderos del proyecto Caminos a Guadalupe. En él se recuperan las rutas históricas que se establecieron como consecuencia del levantamiento del santuario de la Virgen de Guadalupe a partir del siglo XIV.

http://caminosaguadalupe.com/caminos-a-guadalupe/
<p value="<amp-fit-text layout="fixed-height" min-font-size="6" max-font-size="72" height="80">Desde entonces, Guadalupe ha recibido millones de peregrinos y también ha sido visita obligada por reyes desde Alfonso XI, pasando por los reyes Católicos. De hecho, las rutas más famosas llevan nombres de reyes: la de Alfonso XI que parte desde Navezuelas; y la de Isabel La Católica desde Cañamero.Desde entonces, Guadalupe ha recibido millones de peregrinos y también ha sido visita obligada por reyes desde Alfonso XI, pasando por los reyes Católicos. De hecho, las rutas más famosas llevan nombres de reyes: la de Alfonso XI que parte desde Navezuelas; y la de Isabel La Católica desde Cañamero.

Ruta por las Apreturas del Almonte y Cabañas del Castillo

Puente sobre el río Almonte en la Garganta de Santa Lucía

En esta ruta visitamos las Apreturas del Almonte, caminamos por sus alrededores y terminamos subiendo al castillo de Cabañas. Acabamos la visita en uno de los mejores miradores del Geoparque Villuercas Ibores Jara en los que he estado hasta el momento.

Combinamos el senderismo, la observación de aves y el llamado “turismo slow”. ¡Ideal para una mañana de sábado!, como fue nuestro caso.

Apreturas del Almonte, geoparque Villuercas Ibores Jara
Apreturas del Almonte desde el mirador

Carreteras paisajísticas

Primera parada, las Apreturas o portillas del Almonte. El trayecto en vehículo hasta allí forma parte también de la ruta. Las carreteras que llegan a este punto son de montaña y están calificadas como carreteras ‘paisajísticas’. Conducir hasta allí es una auténtica gozada.

Me acompañan varios amigos de la familia. Por supuesto que no nos quitamos la mascarilla en el coche. Es la norma.

Puente sobre el río Almonte en el desfiladero de Santa Lucía
Puente sobre el río Almonte

Aparcamos en el mirador de las Apreturas del Almonte. Está en la carretera de Retamosa a Navezuelas, cerca de Roturas. Tras hacer unas fotos, comenzamos a andar por la carretera en dirección a Roturas hasta llegar a un camino que sale a la derecha y que baja hasta el río Almonte.

Birding

Primero fuimos en dirección a las Apreturas. Llegamos hasta un viejo molino. Todo apunta a que ha sido reconstruido. Como estamos a los pies de una impresionante falla, aprovechamos para observar y hacer fotos a los buitres leonados que tienen allí sus nidos.

Buitre leonado en el geoparque Villuercas Ibores Jara
Buitre leonado en lo alto de una de las fallas de las Apreturas del Almonte

Senderismo

Volvimos sobre nuestros pasos y cogimos el sendero que sigue el río arriba. El camino es ideal para el senderismo y el paisaje es precioso. Nos encontramos dos viejos puentes y tras ellos, la subida al castillo de Cabañas desde la garganta de Santa Lucía.

Nosotros llegamos hasta la mitad del camino a Cabañas del Castillo. Teníamos previsto visitar el castillo pero en coche. Tampoco teníamos toda la mañana para dedicarla a esta ruta. La próxima vez la haremos completa.

  • Turistas por el geoparque Villuercas ibores Jara
  • Puente sobre el río Almonte en el desfiladero de Santa Lucía
  • Sendero del río Almonte en las Apreturas del mismo río
  • Río Almonte sin agua en el valle de Santa Lucía en el Geoparque Villuercas
  • Viejo molino situado en el río Almonte en el Geoparque Villuercas Ibores Jara
  • Antiguo horno de un viejo molino en el Geoparque Villuercas Ibores Jara en la ribera del río Almonte

Regresamos al mirador tras una hora andando, más o menos.

Cogimos el coche y nos dirigimos a Cabañas del Castillo. Aparcamos en el pueblo y subimos hasta su castillo. La subida ha sido mejorada desde la última vez que estuve. Se han colocado cuerdas para ayudar a subir la empinada cuesta final. También se han colocado paneles informativos y una plataforma para observar el valle de Santa Lucía sin peligro.

Y allí sigue el icónico cartel de “No tirar piedras al pueblo”. ¡Háganle caso!.

Cinco museos del Geoparque que no te puedes perder

Aquí os dejo una selección de los centros de interpretación del Geoparque Mundial Unesco Villuercas Ibores Jara que he visitado y que no te puedes perder en la medida de lo posible. Son pequeños museos de la historia de la tierra y de los habitantes de la zona.

1-MINAS DE LOGROSÁN

Minerales fluorescentes de la sala negra del centro de interpretación de la mina de logrosán
Minerales fluorescentes expuestos en la mina Costanaza

Fantástica rehabilitación para el turismo de la antigua mina Costanaza de Logrosán.

El visitante disfrutará de una ruta guiada en la que conocerá el trabajo de extracción de minerales de la zona; paseará por las antiguas galerías de esta mina (uno de los tramos en un pequeño tren que hará las delicias de los más pequeños) y se sorprenderá observando minerales fluorescentes de todo el mundo en la llamada “sala negra”.

Para visitar la mina hay que pedir cita previa en el 927 360 180.

La visita a esta mina se puede completar acudiendo a otro centro de interpretación de Logrosán dedicado al geositio del Cerro de San Cristóbal.

2- CUEVA DE CASTAÑAR DE IBOR

Centro de interpretación de la cueva de Castañar de Ibor

El centro de interpretación de la Cueva de Castañar de Ibor es la mejor alternativa al restringido programa de visitas que tiene este increíble geositio. 

La visita a la cueva verdadera se reserva a muy pocos visitantes al año para no afectar a sus condiciones de conservación. Las solicitudes se suelen abrir on line cada 1 de abril, pero se agotan en minutos. 

En este centro de interpretación hay una recreación de una de las salas de la cueva auténtica. También se proyecta una visita virtual en 3D.

Cierra los lunes, martes y terceros fines de semana de mes. En estos momentos está cerrado por vacaciones hasta el 24 de octubre. 

3- CENTRO RECEPCIÓN DE VISITANTES

Lo podemos llamar el centro de los centros de interpretación del Geoparque.

Está en Cañamero y aglutina toda la información de todo el Geoparque: su historia, todos los geositios, las poblaciones y sus costumbres, actividades…

Toda la información está apoyada por grandes paneles y maquetas. Debe ser la primera parada para aquellos que no conocen nada de la zona de Villuercas Ibores Jara.

Cierra los lunes. 

4- MUSEO DEL FÓSIL DE NAVATRASIERRA

El centro de interpretación del Fósil es una parada obligada para los amantes de los fósiles. En él se observarán numerosas crucianas, trilobites y daedalus, entre otros. 

Hasta Navatrasierra se llega por dos vías:  por el sur, desde la carretera de Guadalupe a Navalvillar de Ibor; o por el norte desde Carrascalejo. Sea por donde sea, el paisaje hace del viaje una gozada. 

El centro está abierto los fines de semana. Más información 927555246

5- CENTRO DE INTERPRETACIÓN DE LA CALERA

Panel informativo de los hornos de la cal en La Calera, Geoparque Villuercas

Es mi centro de interpretación favorito por está en un lugar recóndito del Geoparque, La Calera, pedanía de mi pueblo, Alía. Es una población, enclavada entre sierras, donde se puede observar la arquitectura típica de la zona.

Se trata de un centro “coqueto” en el que se ha hecho un gran trabajo de documentación de la actividad minera de la zona que fue clave en la construcción del Monasterio de Guadalupe. En La Calera se extraía la roca caliza que luego se transformaba en cal en sus antiguos hornos. Algunos de estos centenarios hornos continúan en buen estado y se pueden visitar.

Para concertar una visita, llamar al 695356394 (Valeri)

Os dejo el post que hice sobre este lugar y que titulé Tres consejos para visitar el Gepoparque y el video.

Ruta en bici por Los Apalaches europeos

Ya era hora de salir a hacer alguna ruta en bici por el Geoparque. Y, como no, la primera, la llamada “Ruta de Los Apalaches. És el nombre con el que los miembros del club ciclista Alía Extrema, de Alía (Cáceres) han bautizado a la prueba cicloturista que está organizando para el 14 de septiembre. No todos los días se tiene el privilegio de hacer una ruta en bici por los Apalaches europeos.

El nombre de la Ruta de los Apalaches no se ha escogido por casualidad.

Las montañas del Geoparque Villuercas Ibores Jara son la continuación de los famosos Apalaches americanos, y por eso, todas las formaciones rocosas de esta zona de la provincia de Cáceres, pertenecen al Sendero Internacional Apalachense.

Fermín fotografiando el relieve apalachense

En esta ocasión, hice la ruta acompañado de Fermín, un compañero del club Alía Extrema.

Salimos de Alía temprano. Fuimos en dirección a La Peña Amarilla por el sendero adecuadamente señalizado que sale desde la carretera que va a Madrid, al lado de la piscina municipal; bajamos hasta el río Guadarranque para luego iniciar una impresionante subida hasta Puerto de San Vicente, ya en la comunidad de Castilla La Mancha.

Tras parar ha hacer unas fotos desde el mirador del sinclinal del Guadarranque, bajamos hasta el río del mismo nombre y, desde allí, regresamos a Alía por la carretera. ¡42 sufridos kilómetros!

Parte de esta ruta la podéis ver en el siguiente video:

Fueron 42 km, con más de mil metros de desnivel, que completamos en algo más de cuatro horas. Quizás fue demasiado tiempo, pero hay que tener en cuenta que no estoy en forma y que paramos a hacer fotografías y grabar los planos del vídeo anterior.

Todo el que quiera hacer esta ruta, tiene una gran oportunidad el 14 de septiembre y apuntarse a la Ruta Apalaches. Puede elegir entre tres rutas con diferente dificultad. Toda la información en la web del club Alía Extrema y las inscripciones en www.pulsaciones.net

Lo que no te puedes perder del Geoparque en 5 rutas

Si no sabes por dónde empezar tu visita al Geoparque Villuercas-Ibores-Jara, aquí te propongo cinco rutas que puedes hacer; eligiendo las que mejor se adapten a ti en función del lugar donde te encuentres o la carretera por donde entres a este lugar protegido por la Unesco como Geoparque mundial.

Las rutas son provisionales, pues las he confeccionado según mi experiencia por el Geoparque. Por supuesto que faltan muchos sitios que iré añadiendo cuando los vaya visitando.

1- Ruta a La Villuerca, el mejor mirador del Geoparque.

Vista desde el Pico de La Villuerca


El Pico de La Villuerca es el punto más elevado del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara. Desde su cima, a 1.600 metros de altitud, no sólo se pueden observar todos los valles y montañas que forman el Geoparque, sino también gran parte del territorio de la provincia de Cáceres y de la de Badajoz. También es visita obligada a Guadalupe.

Pincha AQUÍ para ver entradas relacionadas

2 – Ruta por Cabañas del Castillo-Berzocana

Cabañas del Castillo y Peña Buitrera

Junto con la ruta a La Villuerca, esta es otra opción para aquellos que quieran disfrutar de panorámicas que impactan. Hay que dejar el coche en el pueblo y hacer la subida a pie hasta el castillo. Desde allí se ve todo el valle de Santa Lucía. Desde allí recomiendo la visita del geositio “Apreturas del Almonte” y Berzocana.

Son lugares ideales para el avistamiento de aves. Si quieres conocer más, AQUÍ tendrás más información.

3- Ruta por Los Ibores-La Jara

Ruinas de Augustóbriga junto al embalse de Valdecañas

Una ruta en la que se disfruta de lugares espectaculares para enamorados de la conducción tanto en coche como en moto. Lugares de interés: Ruinas romanas de Augustóbriga, Berrocal de Peraleda de San Román, desfiladero de Villar del Pedroso, subida al puerto de Arrebatacapas y centro de interpretación de Fósiles de Navatrasierra.

Otra opción por la misma zona es, terminada la visita a Augustóbriga, continuar hasta Castañar de Ibor y visitar el centro de interpretación de las Cuevas de Castañar y los imponentes castaños de Calabazas. También recomiendo acercarse al Río Ibor (en verano refrescarse en la piscina natural) y La Avellaneda.

4- Ruta por la Lorera de la Trucha

La ruta hay que hacerla en 4×4. Es recomendable hacer el viaje en todo terreno sobre todo si ha llovido previamente. Así pudimos cruzar todo el valle de un lado al otro encontrando a nuestro paso ciervos, venados, buitres… Si quieres más detalles de esta ruta, busca AQUÍ.

5- Ruta por el Camino Natural de Las Villuercas

Viaducto de la ruta del Camino Natural de Las Villuercas
Viaducto de Guadalupe

Es una de las rutas que aprovechan los caminos que llegan a Guadalupe.
Una de las opciones es iniciarla en Puerto Llano, el punto elegido por numerosos grupos de senderistas para iniciar la ruta. Desde allí hasta Guadalupe hay 15 kilómetros.

Entrada relacionada: Ruta por la vía verde y el Camino Natural de Las Villuercas.

Ruta por los despoblados del Geoparque: La Avellaneda

Entrada al despoblado de La Avellaneda

La Avellaneda es uno de los poblados abandonados del territorio que abarca el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara. Está localizado en un enclave privilegiado, a orillas del río Ibor y a unos nueve kilómetros de Castañar de Ibor, justo la localidad desde la que iniciamos la ruta senderista. Éste post es el primero que dedicaré a los despoblados del Geoparque extremeño.

Caude del río Ibor, a su paso por La Avellaneda en Castañar de Ibor
Río Ibor, cerca de La Avellaneda

Salimos de Castañar de Ibor temprano porque nuestro objetivo es recorrer los 9 kilómetros que hay hasta La Avellaneda y volver. Si no se quiere hacer una ruta tan larga, otra opción es ir en coche desde el pueblo hasta el río, aparcar donde no se moleste y comenzar a caminar por el camino que sigue el curso del Ibor hacia el norte. Una tercera opción es salir desde Fresnedoso de Ibor, a unos 5 kilómetros al oeste del poblado.

Esta ruta es un pequeño trayecto del llamado “Camino de los Jerónimos“, que unía Guadalupe con el monasterio de Yuste.

La ruta sólo tiene la dificultad de la distancia que queramos hacer.

Todo el camino está en muy buen estado, también para cualquier vehículo si no hay barro. Durante el trayecto a La Avellaneda podremos disfrutar del sonido de las aguas cristalinas del río corriendo hacia su desembocadura del Tajo y podremos ver alcornoques, olivos, robles, alisos y algunos castaños.

Si lo único que se quiere es visitar La Avellaneda, para llegar en coche lo mejor es coger la carretera Ex-118 y tomar un camino parcialmente asfaltado a la izquierda entre Castañar de Ibor y Bohonal de Ibor.

Un poco de historia de La Avellaneda

El motivo del abandono de La Avellaneda no tiene nada que ver con el actual problema de despoblación del mundo rural. El éxodo de sus ciudadanos tuvo lugar en el siglo XVIII. Una leyenda dice que su cierre se debió a una plaga de terminas; aunque se barajan otros factores más probables como la dificultad del poblado para crecer por la orografía y el despegue de otros pueblos como Castañar de Ibor y Navalvillar de Ibor, más próximos a Guadalupe, el gran centro religioso, cultural, intelectual y motor económico de la zona entre los siglos XV y XVI.

La Avellaneda es hoy un poblado que combina casas derruidas con otras rehabilitadas por los vecinos de Castañar de Ibor para pasar unos días de campo. Es un lugar muy valorado por los castañeros, ya que en su iglesia (ahora restaurada) se encontró el Cristo de La Avellaneda, una talla antiquísima y muy venerada que trasladan hasta allí desde Castañar cada mes de mayo para celebrar una romería en su nombre.

OTRAS RUTAS E HISTORIAS RELACIONADAS Y CERCANAS A LA AVELLANEDA:

Tres consejos para visitar el Geoparque Villuercas

Ya han pasado tres años desde que lancé este blog. Desde entonces he visitado ya un tercio de los geositios del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara. Creo que ya es hora de compartir con el turista algunos consejos para hacer más agradable la visita a este entorno único. Aquí van tres consejos básicos para visitar el Geoparque Villuercas:

1- Visitar el centro de interpretación más cercano.

Un geoparque no es sólo atractivo por sus imponentes paisajes. También esconde tesoros geológicos, culturales, arquitectónicos y gastronómicos. El turista no debe llegar y limitarse a ver el paisaje.

Yo recomiendo acudir al centro de interpretación más cercano.

En el Geoparque Villuercas- Ibores-Jara, el centro de recepción de visitantes está en Cañamero. Allí se obtiene una panorámica general de lo más atractivo de toda la zona. Sin embargo, si no se tiene la oportunidad de acudir allí, hay otros diez centros de interpretación y oficinas de turismo repartidas por todo el geoparque que se centran en los geositios cercanos a cada uno.

Por ejemplo, en mi última ruta me acerqué al centro de interpretación de La Calera. Éste está dedicado a los antiguos hornos que generaban la cal que se utilizó en la construcción del Monasterio de Guadalupe durante el siglo XIV. En este centro también se puede tener toda la información sobre otros lugares de interés cercanos.

2- Acudir a los geositios.

Una vez que el turista ha conocido todo sobre el entorno en el que está gracias a las explicaciones en el centro de interpretación, será la hora de conocer el sitio propiamente dicho. El Geoparque Villuercas-Ibores-Jara cuenta con 45 geositios o lugares de interés geológico.

En nuestra ruta por La Calera, visité los hornos de la cal. Hay varios repartidos por los alrededores. Para llegar a ellos, lo mejor es llamar a la encargada del centro de interpretación. Se llama Valèri. Su acento francés delata sus orígenes. Su simpatía y entusiasmo harán las delicias del visitante. El telefono de contacto es el 927 36-60-02 ó 695356394.

La verdad es que subir hasta el pueblo de La Calera (en realidad es una pedanía de Alía) tiene su atractivo. La visita se puede hacer en una mañana o tarde. Primero, visita al centro de interpretación; luego, paseo a los hornos; y final en uno de los bares de la plaza tomando una cervecita bien fresquita. Un plan perfecto; y totalmente seguro para ir con niños. Insisto en concertar una cita para esta ruta porque hay un grupo de hornos localizados en una finca cuyo dueño ha vedado el paso.

3- Déjate llevar.

Y mi tercera recomendación es dar rienda suelta a la improvisación. La visita al geoparque hay que completarla con una buena gastronomía, con el descanso en sus alojamientos turísticos y tranquilos paseos por las calles de sus localidades para observar el rico patrimonio cultural y arquitectónico que éstas atesoran. Estoy seguro de que vayas donde vayas, el Geoparque nunca te va a defraudar.

Marmitas de Gigante y la incesante erosión en el Geoparque

Marmitas de Gigante es uno de esos lugares que el turista no tiene en cuenta en su visita al Geoparque y que merece una visita. Es un geositio que los visitantes que acceden por la parte norte (desde Navalmoral de la Mata camino de Castañar de Ibor o Guadalupe) deberían apuntar en su itinerario. Es un sitio interesante no solo por su belleza natural, sino también para ver los efectos de la erosión fluvial en las rocas del Geoparque; y concretamente, en aquellas bañadas por el río Ibor. 

El acceso es muy fácil en coche. Está en la carretera CC-19, a medio camino entre Bohonal de Ibor y Mesas de Ibor, justo debajo del puente que nos encontramos a unos tres kilómetros de Bohonal.  

Río Ibor donde se encuentra el geositio Marmitas de Gigante situado en el Geoparque Villuercas Ibores Jara, muy cerca de Bohonal de Ibor
Geositio “Marmitas de Gigante” en el Geoparque de Extremadura

Es una zona bastante bonita que se puede recorrer rápidamente. Además este geositio es bastante seguro si se va con niños; aunque siempre hay que tenerlos vigilados.  

Lo atractivo de la visita, sus tres puentes, un antiguo molino que aún se mantiene en perfecto estado y, por supuesto, el evidente efecto de la erosión fluvial. Dicho efecto se manifiesta en las numerosas cavidades esféricas en las rocas formadas por la fuerza del agua al arrastrar, mayoritariamente en forma de remolino, cantos que han colisionado insistentemente con ellas.

Cavidades formadas por la erosión fluvial en el geositio Marmitas de Gigante del Geoparque Villuercas Ibores Jara
Cavidades formadas por la erosión fluvial

Además, Marmitas de Gigante es un buen sitio para observar buenos ejemplares de alisos, chopos y sauces, que en verano dan una buena sombra a todos los vecinos de los pueblos cercanos que acuden a bañarse a esta parte del Ibor, justo a las puertas de su desembocadura en el río Tajo.  

Molino en el río Ibor, en el geositio Marmitas de Gigante del Geoparque Villuercas Ibores Jara
Antiguo molino en el río Ibor

Subida al pico de La Villuerca, el techo del Geoparque

El Pico de La Villuerca es el punto más elevado del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara. Desde su cima, a 1.600 metros de altitud, no sólo se pueden observar todos los valles y montañas que forman el Geoparque, sino también gran parte del territorio de la provincia de Cáceres y de la de Badajoz. La subida al pico de La Villuerca, el mejor mirador del Geoparque, es una tarea obligada para cualquier visitante.

La Villuerca, el mejor mirador del Geoparque.

Si no hay nubes, el visitante podrá localizar sin problemas muchos de los pueblos dentro de la zona de influencia del Geoparque, sus imponentes y formaciones rocosas. Si desafortunadamente hay nubes, las fotografías que se toman de ellas desde allí pueden ser espectaculares.

El día estaba casi completamente despejado la última vez que subí a la Villuerca. 

Garita de la antigua base militar situada en el pico de La Villuerca. Al fondo, la localidad de Guadalupe.
Antenas situadas en la cima del pico de La Villuerca

La subida a La Villuerca puede hacerse por una pista asfaltada, muy inclinada, que sale desde la carretera que une las localidades de Cañamero y Navezuelas, muy cerca de ésta última localidad.

Aunque por fin, la mejor opción, desde la primavera de 2020, es acceder en coche por la carretera que sube desde Guadalupe, concretamente desde el cruce llamado “del Humilladero”. El camino estaba impracticable, casi ni para un todoterreno. El 3 de julio de 2020 quedó inaugurada la mejora de la carretera.

Un poco de historia. 

Nada más llegar a la cima, lo que primero se pregunta el turista es ¿qué hacen allí tantas antenas y un edificio medio en ruinas?.

Centro táctico CT2 de Las Villuercas
Antigua base militar situada en el pico de La Villuerca. Sirvió como centro de transmisiones entre los ejércitos españoles

Pues allí se mantiene en pie la antigua base militar que se construyó fruto de los acuerdos entre la España de Franco y los Estados Unidos de Eisenhower.

Comenzó sus operaciones en los 80 como centro de transmisiones de las Fuerzas Armadas españolas. Allí, cientos de personas hicieron la antigua “mili”, el servicio militar obligatorio.

Algunos amigos que lo hicieron allí permanecían 15 días seguidos en el aquel cuartel y otros 15 días en casa.          

Valla que prohíbe el paso a la zona militar.

Este antiguo acuartelamiento, llamado “Centro táctico CT2”, se mantuvo abierto hasta finales de los 90. Actualmente continúa operativo sin personal físicamente allí y con videovigilancia. Aunque está vallado, se puede acceder sin problemas al helipuerto y a las garitas de piedra que rodean el recinto. 

Otros atractivos de la visita

Al margen de las vistas desde la cima, este geositio es interesante por la cantidad de fósiles depositados en las laderas; por el precioso bosque mediterráneo que va cambiando conforme vamos subiendo; y también por ser un lugar idel para el birding u observación de aves.

Casi durante todo el año se pueden observar las águilas reales, perdiceras y el halcón peregrino.