Tres consejos para visitar el Geoparque Villuercas

Ya han pasado tres años desde que lancé este blog. Desde entonces he visitado ya un tercio de los geositios del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara. Creo que ya es hora de compartir con el turista algunos consejos para hacer más agradable la visita a este entorno único. Aquí van tres consejos básicos para visitar el Geoparque Villuercas:

1- Visitar el centro de interpretación más cercano.

Un geoparque no es sólo atractivo por sus imponentes paisajes. También esconde tesoros geológicos, culturales, arquitectónicos y gastronómicos. El turista no debe llegar y limitarse a ver el paisaje.

Yo recomiendo acudir al centro de interpretación más cercano.

En el Geoparque Villuercas- Ibores-Jara, el centro de recepción de visitantes está en Cañamero. Allí se obtiene una panorámica general de lo más atractivo de toda la zona. Sin embargo, si no se tiene la oportunidad de acudir allí, hay otros diez centros de interpretación y oficinas de turismo repartidas por todo el geoparque que se centran en los geositios cercanos a cada uno.

Por ejemplo, en mi última ruta me acerqué al centro de interpretación de La Calera. Éste está dedicado a los antiguos hornos que generaban la cal que se utilizó en la construcción del Monasterio de Guadalupe durante el siglo XIV. En este centro también se puede tener toda la información sobre otros lugares de interés cercanos.

2- Acudir a los geositios.

Una vez que el turista ha conocido todo sobre el entorno en el que está gracias a las explicaciones en el centro de interpretación, será la hora de conocer el sitio propiamente dicho. El Geoparque Villuercas-Ibores-Jara cuenta con 45 geositios o lugares de interés geológico.

En nuestra ruta por La Calera, visité los hornos de la cal. Hay varios repartidos por los alrededores. Para llegar a ellos, lo mejor es llamar a la encargada del centro de interpretación. Se llama Valèri. Su acento francés delata sus orígenes. Su simpatía y entusiasmo harán las delicias del visitante. El telefono de contacto es el 927 36-60-02 ó 695356394.

La verdad es que subir hasta el pueblo de La Calera (en realidad es una pedanía de Alía) tiene su atractivo. La visita se puede hacer en una mañana o tarde. Primero, visita al centro de interpretación; luego, paseo a los hornos; y final en uno de los bares de la plaza tomando una cervecita bien fresquita. Un plan perfecto; y totalmente seguro para ir con niños. Insisto en concertar una cita para esta ruta porque hay un grupo de hornos localizados en una finca cuyo dueño ha vedado el paso.

3- Déjate llevar.

Y mi tercera recomendación es dar rienda suelta a la improvisación. La visita al geoparque hay que completarla con una buena gastronomía, con el descanso en sus alojamientos turísticos y tranquilos paseos por las calles de sus localidades para observar el rico patrimonio cultural y arquitectónico que éstas atesoran. Estoy seguro de que vayas donde vayas, el Geoparque nunca te va a defraudar.

Subida al pico de La Villuerca, el techo del Geoparque

El Pico de La Villuerca es el punto más elevado del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara. Desde su cima, a 1.600 metros de altitud, no sólo se pueden observar todos los valles y montañas que forman el Geoparque, sino también gran parte del territorio de la provincia de Cáceres y de la de Badajoz. La subida al pico de La Villuerca, el mejor mirador del Geoparque, es una tarea obligada para cualquier visitante.

La Villuerca, el mejor mirador del Geoparque.

Si no hay nubes, el visitante podrá localizar sin problemas muchos de los pueblos dentro de la zona de influencia del Geoparque, sus imponentes y formaciones rocosas. Si desafortunadamente hay nubes, las fotografías que se toman de ellas desde allí pueden ser espectaculares.

El día estaba casi completamente despejado la última vez que subí a la Villuerca. 

Garita de la antigua base militar situada en el pico de La Villuerca. Al fondo, la localidad de Guadalupe.
Antenas situadas en la cima del pico de La Villuerca

La subida a La Villuerca puede hacerse por una pista asfaltada, muy inclinada, que sale desde la carretera que une las localidades de Cañamero y Navezuelas, muy cerca de ésta última localidad.

Aunque por fin, la mejor opción, desde la primavera de 2020, es acceder en coche por la carretera que sube desde Guadalupe, concretamente desde el cruce llamado “del Humilladero”. El camino estaba impracticable, casi ni para un todoterreno. El 3 de julio de 2020 quedó inaugurada la mejora de la carretera.

Un poco de historia. 

Nada más llegar a la cima, lo que primero se pregunta el turista es ¿qué hacen allí tantas antenas y un edificio medio en ruinas?.

Centro táctico CT2 de Las Villuercas
Antigua base militar situada en el pico de La Villuerca. Sirvió como centro de transmisiones entre los ejércitos españoles

Pues allí se mantiene en pie la antigua base militar que se construyó fruto de los acuerdos entre la España de Franco y los Estados Unidos de Eisenhower.

Comenzó sus operaciones en los 80 como centro de transmisiones de las Fuerzas Armadas españolas. Allí, cientos de personas hicieron la antigua “mili”, el servicio militar obligatorio.

Algunos amigos que lo hicieron allí permanecían 15 días seguidos en el aquel cuartel y otros 15 días en casa.          

Valla que prohíbe el paso a la zona militar.

Este antiguo acuartelamiento, llamado “Centro táctico CT2”, se mantuvo abierto hasta finales de los 90. Actualmente continúa operativo sin personal físicamente allí y con videovigilancia. Aunque está vallado, se puede acceder sin problemas al helipuerto y a las garitas de piedra que rodean el recinto. 

Otros atractivos de la visita

Al margen de las vistas desde la cima, este geositio es interesante por la cantidad de fósiles depositados en las laderas; por el precioso bosque mediterráneo que va cambiando conforme vamos subiendo; y también por ser un lugar idel para el birding u observación de aves.

Casi durante todo el año se pueden observar las águilas reales, perdiceras y el halcón peregrino. 

 

Un año para revalidar el título de Geoparque Mundial

El Geoparque Villuercas-Ibores-Jara ha establecido sus nuevos objetivos para revalidar el título de Geoparque Mundial de la Unesco, otorgado en 2011. Éste expirará el próximo año, por lo que la dirección del Geoparque celebró una reunión en febrero para establecer la hoja de ruta a seguir.

El objetivo principal es impulsar la participación de toda la población. El primer paso ha sido levantar la bandera de la Unesco en cada uno de los ayuntamientos de la zona como  “símbolo del trabajo duro y el fuerte consenso entre los 19 municipios ubicados en el Geoparque”, dijo la presidenta Charo Cordero.

DSC_0943 (1)
Foto de familia del Consejo del Geoparque reunido en febrero en Deleitosa

Además de invertir en la construcción de nuevos centros de interpretación y mejorar la señalización de itinerarios y geositios, el Geoparque quere aumentar su influencia en las redes sociales e incrementar la promoción para atraer más turismo después de recibir 34.886 visitas en 2017.

Comer y beber en el Geoparque

 

Sobre la mesa, una copa de vino tinto “Carabal” crianza y un plato lleno de queso y jamón. Es lo que me encontré nada más entrar en el patio delantero de la casa de mi abuelo la última vez que visité Alía.  No hay nada como una recepción así.

Este momento me llevó a escribir este post y explicar que el Geoparque Villuercas-Ibores-Jara  no sólo es un lugar ideal para el senderismo, buscar fósiles y disfrutar de sus paisajes. Es una zona ideal donde los entusiásticos de la gastronomía grumet pueden saborear una amplia gama de excelentes vinos, probar algunos de los mejores quesos de España, saborear su aceite de oliva virgen extra y todo junto a otros productos del cerdo y el cordero.

vino alía (1)vino alía (2)

 

De hecho estos productos han sido promocionados concienzudamente por la Junta de Extremadura. La Ruta del Vino Ribera del Guadiana y La Ruta del Queso son dos buenos ejemplos de la campaña que se se ha desarrollado. Vídeos que han sido producidos por un amigo de profesión, el fundador de A.S. Producciones. El vídeo que se puede ver a continuación ha sido además grabado casi íntegramente en las bodegas Carabal de Alía.

El Geoparque está siendo poco a poco fuente de inspiración para los habitantes de la zona. En Berzocana está “El Brezo rojo“, un confortable restaurante donde degustar innovadores platos creados por su Chef Pedro Galán. Recomiendo el sandwich que lleva el nombre del Geoparque, formado por un gran filete de ternera de Extremadura y salsa de queso de los Ibores. Si se opta por un plato más contundente, si ese día está en la carta, no duden en pedir el cordero de Extremadura asado a la miel y con una base de couscous. ¡Delicioso!

Pedro Galán at El Brezo RojoRoast lamb with cuscus

Hablando de miel, el siguiente vídeo ha sido filmado por un amigo de la infancia, Abel Moyano (@AMoyanoPrieto). Bien merece un minuto de vuestro tiempo, sobre todo si nunca han visto cómo se extrae la miel de las colmenas.

Ruta de los castaños de Calabazas: el refugio de los gigantes

Esta ruta del Geoparque Villuercas-Ibores-Jara es ideal para el senderismo. Se completa en unas dos horas a pie. No recomiendo la bicicleta, porque te quedas a medio camino. En coche, igual; aunque si no ha llovido y no hay barro, el vehículose puede dejar en una zona de aparcamientos justo antes de entrar en la zona de los castaños centenarios. La parte que llega a la Chorrera de Calabazas, el lugar más bonito, no queda otro remedio que hacerlo a pie.

Gigantescos árboles que intimidan.

A pesar de la imagen de portada, mi post no trata sobre Nueva Zelanda, donde fue filmada la trilogía El señor de los Anillos, de J.R.R. Tolkien. Pero sí versa sobre un lugar que bien podría haber inspirado a Tolkien a escribir algún capítulo de su famosa obra literaria: la ruta de los castaños de Calabazas, localizada en el geoparque Villuercas-Ibores-Jara. Permitanme bautizarla como “La ruta de los gigantes”.

Seguir leyendo “Ruta de los castaños de Calabazas: el refugio de los gigantes”